Cortes – Cordero


Cortes Cordero

Detalle de los cortes

Cuello

Tradicionalmente era una pieza que se utilizaba para guisos y estofados, pero con los nuevos cortes podemos encontrarlo deshuesado en forma de filetes llamados ‘de carrillón’. Estos se pueden preparar a la plancha o como escalopines con salsa. También podemos pedir el cuello cortado en rodajas o collares, que son muy sabrosos para hacer a la brasa por su infiltración de grasa.

Chuletas de paleta

Costillar

A lo largo del lomo del cordero nos encontramos el costillar, donde están las famosas chuletitas. Las hay de tres tipos: de badal, que son las que están pegadas al cuello; las de riñonada, que no se encuentran pegadas a las costillas; y las de palo, que están pegadas a la costilla y tienen fama de ser las más sabrosas.

Puedes prepararlas a la parrilla, a la plancha, fritas o asadas

Pierna

Tiene mucha más carne que la paletilla, pero resulta menos sabrosa. También se usa para asar con la misma técnica que la paletilla. Pero a mí me gusta mucho guisada como el osobuco.

Asada resulta exquisita, así como en filetes, chuletas, tournedós y jarretes

Paletilla

Se corresponde con las patas delanteras y son las más apreciadas por su sabor y textura. La mejor forma de comerla es, sin duda, asada.

Falda

La falda es la parte que está al final de las costillas, con la parte de hueso final de estas. Tradicionalmente era la menos apreciada junto con el cuello. Sin embargo, de esta parte se saca el churrasco, que a la brasa es buenísimo por su contenido en grasa y resulta ideal para todo tipo de guisos y estofados.

Ideal en platos de cuchara o para preparar churrascos