Cortes – Pollo


Cortes Pollo

Detalle de los cortes

Cuello

Es una parte aprovechable y comestible del pollo que no es su carne propiamente.

Se les suele retirar la piel completamente y se usan para cocinar fondos, normalmente.

Espinazo

Es un corte formado por los huesos de las costillas y de la columna del pollo, una vez extraídas las pechugas y el cuello. Es un corte muy económico.

Es perfecto para caldos y fondos, puesto que aporta un gran sabor.

Solomillo

Se trata de una porción pequeña de carne que encontramos pegada a la pechuga. Tiene forma de almendra alargada y es muy tierna y jugosa.

Puede cocinarse frita, a la plancha, asada al horno, guisada, rebozada, a la brasa, empanada, etc.

Pechuga

En la parte delantera del pollo se halla uno de los cortes más populares por su versatilidad: la pechuga de pollo.
El filete de pechuga se consigue abriendo la pechuga por la mitad, como si fuera un libro.

Puede cocinarse frita, a la plancha, asada al horno, guisada, rebozada, a la brasa, empanada, etc.

Muslo

También conocido como jamoncito, se suele comer entero y con piel.

La mejor manera de sacarle provecho a su sabor es freír, saltear o incluir en arroces.

Contramuslo

Suele estar unido al muslo, pero se puede separar a la hora de cocinarlo.

Al igual que el muslo, queda genial en arroces, frito o salteado.

Alita

Son, como su propio nombre indica, las alas del pollo, desde la base del hueso.

Son especialmente deliciosas fritas o hechas a la barbacoa.